1
79509
89
Jorge Chávez
Editor en Jefe

Un fanático de las docuseries y amante de la comida que siempre está en búsqueda de convivir con la Madre Naturaleza.

  jclovetronic
moc.s1721317233gamxe1721317233m@zev1721317233ahc.e1721317233groj1721317233

El Grito de Independencia: La Pasión de México por su Historia

Por  Jorge Chávez
Sep. 15, 2023
65 vistas

México, una nación con una rica historia de lucha y emancipación, celebra su independencia de manera única. A diferencia de muchos otros países latinoamericanos, donde la independencia se conmemora en su consumación, los mexicanos celebran el inicio de su proceso independentista con pasión los días 15 y 16 de septiembre. Estos días marcan un hito en 1810, cuando indígenas y criollos se alzaron en armas para liberarse después de más de tres siglos bajo el yugo español.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX, la Ilustración europea influyó en los habitantes del entonces Virreinato de Nueva España, que se extendía desde Costa Rica hasta la frontera actual entre Estados Unidos y Canadá. Estas ideas promovían la libertad, la igualdad y los derechos individuales, inspirando a intelectuales criollos a cuestionar el sistema colonial y solicitar reformas a la Corona española.

En la primera década del 1800, la ciudad de Querétaro se convirtió en el epicentro de un movimiento clandestino y conspirativo que buscaba una nueva forma de gobierno para poner fin a siglos de opresión colonial bajo el reinado de Fernando VII de España.

El Entorno Perfecto para la Revolución

Los procesos de independencia nunca son sencillos ni inmediatos. México, siendo el cuarto país americano en lograr la independencia, vivió un proceso que se extendió por más de una década y estuvo lleno de eventos significativos que trascendieron la fecha de la consumación oficial en 1821.

En 1808, cuando Napoleón Bonaparte buscaba unificar Europa bajo su autoridad, invadió España y colocó a su hermano José I Bonaparte en el trono, dejando a Fernando VII como prisionero en Bayona. Esta invasión debilitó al Imperio español, que comenzó a perder territorios, y la mayoría de las colonias españolas buscaron su independencia en el siglo XIX. Esta combinación de factores, junto con el anhelo de libertad de los mexicanos, creó una tensión que estalló el 16 de septiembre de 1810.

El Grito de Independencia de 1810

El sacerdote Miguel Hidalgo y Costilla, conocido como el Padre de la Patria, había estado involucrado en conspiraciones en Querétaro desde 1809, junto con otros destacados personajes históricos como “La Corregidora” Doña Josefa Ortiz de Domínguez, Ignacio Allende, Juan Aldama y los hermanos Epigmenio y Emeterio González. Hidalgo reclutó seguidores y acumuló armamento para preparar la insurrección.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, Hidalgo tocó la campana de Dolores y pronunció el famoso Grito de Independencia, en el que expresó su compromiso a la Virgen de Guadalupe, la Iglesia católica, la independencia y América. Al mismo tiempo, condenó al mal gobierno, las injusticias y los gachupines (término usado para referirse a los españoles nacidos en España). Este acto marcó el inicio de la lucha por la independencia de México, que se extendió a otras regiones del país con líderes como José María Morelos.

Un Largo Camino hacia la Independencia

Durante este período, se envió correspondencia entre los líderes de las tropas mexicanas y el ejército español, conocido como el Ejército Realista. En este contexto, Agustín de Iturbide, un líder militar realista, se unió a la causa de los mexicanos a través de contactos con Vicente Guerrero, otro líder insurgente.

Iturbide propuso mantener la constitución, los fueros de la iglesia y el ejército, y convocar un congreso con representantes de todas las provincias, condiciones que fueron aceptadas por los grupos independentistas. El resultado fue el Plan de Iguala en 1821, que dio lugar al Ejército Trigarante, uniendo a otros líderes insurgentes para garantizar la religión, la independencia y la unión.

Finalmente, el 27 de septiembre de 1821, el Ejército Trigarante ingresó triunfante a la Ciudad de México y firmó la primera Acta de Independencia del Imperio Mexicano al día siguiente, marcando la consumación de la independencia de España. Posteriormente, en 1824, se utilizó por primera vez el término “República” para referirse a México.

Celebrando la Independencia

En 1825, el presidente Guadalupe Victoria oficializó el 16 de septiembre como fiesta nacional en honor a los valientes líderes que iniciaron la lucha por la independencia. En 1896, el presidente y dictador Porfirio Díaz trasladó la campana de Dolores desde Guanajuato hasta el Palacio Nacional en la Ciudad de México, donde la hizo sonar personalmente durante la festividad.

Hoy en día, esta tradición perdura. La noche del 15 al 16 de septiembre, los líderes del gobierno portan la bandera nacional mientras pronuncian un actualizado Grito de Dolores. Luego, hacen sonar la campana y cantan el Himno Nacional Mexicano, dando inicio a una festividad popular y multitudinaria que se celebra no solo en todo el país, sino en muchas partes del mundo.

El Día de la Independencia de México no es solo una celebración de un logro histórico, sino también una oportunidad para compartir la riqueza de la cultura mexicana. La pasión y el orgullo que sienten los mexicanos por su historia y herencia perduran en cada Grito de Independencia. Es un recordatorio de que la lucha por la libertad y la independencia nunca debe olvidarse, y que la cultura mexicana es un tesoro que brilla en todo su esplendor en este día especial.

Jorge Chávez
Editor en Jefe

Un fanático de las docuseries y amante de la comida que siempre está en búsqueda de convivir con la Madre Naturaleza.

  jclovetronic
moc.s1721317233gamxe1721317233m@zev1721317233ahc.e1721317233groj1721317233

Comentarios