1
79509
89
Vallarta Lifestyles

Las Posadas y los Antojitos Navideños

Por  Vallarta Lifestyles
Dic. 11, 2018
72 Vistas

Las época decembrina es una de las más esperadas del año. La ciudad adquiere una ambientación especial a través de adornos navideños y comienzan diversas tradiciones en donde lo más importante es convivir con familia y amigos.

Una de ellas son las posadas, que además de tener presencia en todo México, también se celebran en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Panamá. Dentro de la religión católica, estas festividades recuerdan el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén, donde buscaban un lugar para alojarse y esperar el nacimiento de su hijo Jesús.  

Aunque oficialmente las posadas se llevan a cabo del 16 al 24 de diciembre, el ritmo de vida actual ha provocado que comiencen a efectuarse desde principios de diciembre –e incluso antes– y hasta mediados de enero (a las cuales se les conocen popularmente como “post-posadas”).

Pero siendo extranjero que viene a Puerto Vallarta y/o Riviera Nayarit a pasar el invierno, ¿cómo vivir estas fiestas sin parecer ajeno? A continuación, te ofrecemos un breve repaso por el origen de estas significativas celebraciones y, si eres mexicano, seguramente descubrirás algún elemento adicional que forma parte de esta milenaria tradición familiar.

 

Origen e Historia

El origen de las posadas en México se remonta a los tiempos de la Conquista, cuando llegaron los españoles. Los aztecas creían que durante el solsticio de invierno, el dios Quetzalcóatl bajaba a visitarlos. Esas fechas se caracterizaban por ser muy sacras y eran motivo de gran júbilo. Con el paso del tiempo, ambas culturas se fusionaron, dando paso a un nuevo festejo.

La Tradición

Cada uno de estos nueve días previos a la Navidad tiene un significado diferente: alegría, caridad, confianza, desapego, fortaleza, generosidad, humildad, justicia y pureza. En un principio, estas fiestas se desarrollaban en los atrios de las iglesias y, con el paso del tiempo, se extendieron a las calles que se llenaban de mucha gente con gran entusiasmo para formar procesiones. Todos cantaban y bailaban, pero en el momento preciso se volvían fervorosos. De esta manera, lo religioso se fusionaba con lo profano en una mezcla de diversión y devoción que, desde aquel tiempo, convirtió a las posadas mexicanas en una de las celebraciones más bellas y únicas del mundo.

 

Lo Necesario
Hoy en día, no todas las familias conservan las costumbres mencionadas anteriormente y esto se ha incrementado durante los últimos años. En diversas ocasiones, las posadas se han reducido a elegantes fiestas de salón, donde ya no se recuerda el motivo original de la festividad; sin embargo, realmente vale la pena revivir esta tradición como se hace en algunas de las colonias más añejas, donde todos los vecinos colaboran con la fiesta y cada uno se encarga de llevar algún preparativo para hacer el evento lúcido y agradable. Para ello, te presentamos todo lo necesario que debes tomar en cuenta al momento de organizar una tradicional posada mexicana:

· Peregrinos (asistentes o invitados a la posada)
· Libro de letanías o cánticos (que puedes encontrar en internet)
· Faroles y/o papel picado (que puedes conseguir en ciertas papelerías de la ciudad)
· Velas
· Colación (dulces típicos de la época)
· Silbatos
· Canastas de papel o de palma
· Piñata (más un paliacate para cubrir los ojos y un palo para quebrarla)
· Soga o mecate
· Cacahuates con piel y frutas (como mandarinas, limas, tejocotes, caña, etc.)
· Luces de bengala
· Música navideña
· Un bolo (bolsitas con dulces) por persona
· Bebida y comida (conoce la gastronomía típica mexicana para las posadas más abajo).

Para consideración: si deseas conseguir todo por ti mismo, una visita a El Pitillal es obligada. Esta delegación de Puerto Vallarta se caracteriza por ofrecer todo lo necesario para las fiestas que comúnmente llevamos a cabo en México.

¿Cómo se Celebra?

Aunque en cada región del país se celebra de manera diferente, los siguientes pasos se han vuelto básicos para una verdadera posada mexicana:

1. El lugar debe estar adornado con faroles y/o papel picado. La música navideña puede comenzar a sonar para recibir a los invitados.

2. Para la procesión, los peregrinos (asistentes) deberán pedir posada afuera de la residencia, pero los anfitriones se quedarán adentro para responder a los cánticos y ofrecer posada.

3. Al terminar el acto y una vez adentro, se repartirá la colación en las canastitas de papel y los silbatos.

4. El momento más esperado de la posada se da cuando se quiebra la piñata. Usualmente, los asistentes designan entre sí el orden, tiempo e intentos que cada uno tendrá para quebrarla.

5. Una vez que se haya quebrado, se reparten las luces de bengala y se prenden al mismo tiempo o de una en una, pasándose el fuego.

6. Luego se reparten los bolos y una porción de fruta a cada asistente.

7. Finalmente, para dar por terminada la posada, se repartirá la comida tradicional.

 

La Piñata y su Significado

La piñata que se utiliza en las posadas es una artesanía elaborada con una olla de barro, periódicos viejos y papel de china de colores brillantes; todo pegado con engrudo (material adhesivo que se realiza con harina y agua). En su interior contiene frutas, dulces y otros premios.

Aunque las piñatas son originarias de China, en México ya existía una tradición similar: los aztecas las empleaban para celebrar el cumpleaños del dios Huitzilopochtli. La costumbre requería que los sacerdotes colgaran una olla de barro con mazorcas y piedras preciosas. Su decoración estaba hecha a base de plumas de colores. Al quebrarla, los tesoros significaban las ofrendas a su dios.

Sin embargo, de acuerdo con la tradición religiosa, la piñata debe tener la figura de una estrella refulgente de siete picos (cada pico representa un pecado capital: avaricia, envidia, gula, ira, lujuria, pereza y soberbia). Los colores vivos seducen a las almas inocentes para llevarlas al pecado. Al momento de romperla, se acostumbra vendar los ojos de la persona, pues la única guía debe ser la fe. Esta persona representa al creyente que vence al pecado y obtiene la salvación o diversas bendiciones (acto que se representa con la caída de las frutas y dulces).

 

 

Antojitos Típicos para las Posadas y Fiestas Navideñas

Buñuelos
Se trata de una masa de harina delgada en forma de círculo que se fríe y posteriormente se baña en miel de piloncillo (un dulce artesanal) con canela, dando como resultado un delicioso postre crujiente que es muy popular entre los niños.

 

Ensalada Navideña
Sin duda, esta es la ensalada más tradicional de las fiestas decembrinas. Su preparación es fácil y rápida: se pica manzana en pequeños trozos y se agrega a un tazón con crema y leche condensada. Por último, se añaden uvas, pasas, piña en almíbar, apio y nuez finamente picados. Notarás que los colores de estos ingredientes son representativos de la festividad, por lo que probablemente de ahí adoptó su nombre.

Si se agrega un toque de azúcar, esta ensalada también puede disfrutarse como un rico postre acompañado de un buen vino.

 

Tamales
Uno de los platillos típicos mexicanos más reconocidos también forma parte importante de la Navidad en México. Su sabor especial y gran arraigo en nuestra cultura han hecho que estén presentes en casi todas las fiestas y conmemoraciones mexicanas. Están elaborados a base de masa de maíz y con sabrosos rellenos como mole, rajas, queso, carne en salsa roja y verde. Además, los hay de sabores dulces como fresa, elote, piña, pasas y chocolate; por lo que puedes saborearlos como platillo fuerte o postre.

 

Atole
Esta es la bebida ideal para acompañar a los tamales; así que si ya los estás considerando para tu posada o cena de Navidad, es conveniente agregarlo a tu lista. Se bebe caliente y está elaborado con masa de maíz, agua, leche, azúcar y vainilla. Entre los sabores más buscados destacan el de coco, chocolate, vainilla, fresa, guayaba, piña y nuez. Una variante interesante de esta bebida es el champurrado, que consiste en un atole de chocolate endulzado con piloncillo y canela.

Ponche
Para muchos, esta dulce infusión de frutas es la bebida más deliciosa de la temporada. A diferencia del atole, no está elaborada a base de masa, por lo que resulta tan ligero como un té. Aunque su ingrediente principal es el tejocote (una pequeña fruta de color amarillo con sabor agridulce) también contiene naranja, pasas, guayaba, canela y piloncillo. Se bebe caliente y su dulce sabor hace que sea una de las bebidas preferidas para acompañar cualquiera de los platillos navideños.

Vallarta Lifestyles

Comentarios